En marcha el Club del Trabajo

Permitirá mejorar las habilidades personales y las opciones de inserción

 

Hoy se ha puesto en marcha el Servicio de Inserción Laboral (SIL) el Club del Trabajo, un proyecto que apuesta por trabajar la autonomía de las personas con discapacidad intelectual y de otros colectivos en riesgo de exclusión con el objetivo de mejorar y potenciar las opciones de inserción en empresas. Las personas usuarias pueden hacer uso libre de herramientas informáticas y de recursos de búsqueda de empleo, implicándose de forma activa en su proceso de mejora de la empleabilidad y de inserción laboral.

El Club del Trabajo supone una mejora en la calidad de la atención a nuestros usuarios: pone al alcance una herramienta más para su inserción laboral. Proporciona herramientas a las personas para buscar empleo sin coste. También favorece el trabajo cooperativo y la ayuda mutua entre personas usuarias. Mediante el Club, la persona debe implicarse más y se hace responsable de su proceso de búsqueda de empleo. Para acceder, hay que solicitar la entrada en el SIL y confirmar la asistencia que se controlará con una hoja de registro.

Los contenidos que se trabajarán semanalmente (de momento, cada martes de 10 a 14h hasta final de diciembre) a través de una metodología práctica son la búsqueda activa de empleo en los portales especializados; la llamada telefónica; la creación del currículo, la carta de presentación y adaptación a la oferta laboral; los canales de búsqueda de empleo en la red; las competencias profesionales para empleos, y los procesos de selección (la comunicación a la entrevista).

Es un espacio pensado para trabajar 6-8 personas a la vez, con el apoyo de un técnico/a de inserción laboral que dinamiza el espacio, y donde se fomenta el uso de las nuevas tecnologías para la búsqueda de trabajo con 6 ordenadores, una impresora con escáner, un teléfono y un panel para colgar anuncios. Mensualmente se hará seguimiento de asistencia, grado de compromiso y de acciones realizadas por cada usuario/a y evaluación del Club mediante cuestionarios que los usuarios responderán para valorar su satisfacción con el servicio y las herramientas que ofrece.

Hasta ahora desde el SIL se ha trabajado la orientación laboral y el seguimiento individualizados. El Club del Trabajo aporta importantes beneficios tanto para los usuarios como para el personal técnico: continuidad del vínculo con el usuario una vez acabada la formación; creación de grupo de ayuda, en el que se pueden apoyar e ideas para la búsqueda de trabajo; mejora del conocimiento del mercado laboral y su funcionamiento, y de las competencias de trabajo en equipo, digitales, autonomía y toma de decisiones; atención en pequeño grupo para el seguimiento laboral; fomento de la autonomía en el proceso de búsqueda de empleo; mejora de la autoestima y la seguridad, y como resultado, aumento exponencial de las posibilidades de inserción.