El centro ocupacional recoge los primeros frutos del huerto

Pronto contará también con un camino multisensorial

Hace algo más de un año, el servicio de terapia ocupacional de la Fundación puso en marcha una zona de huerta en la parte baja del recinto del centro de unos 15m2 de extensión. En los últimos meses, en plena pandemia de la Covid-19, las personas atendidas y el equipo de atención han emprendido la actividad con muchas ganas ya que les permite disfrutar del aire libre, un aspecto que habitualmente se potencia desde el servicio, así como realizar actividades inclusivas, y que ahora se ven muy limitados por la Covid. De momento, en el huerto participa un grupo formado por 11 personas que se muestra muy involucrado y participativo con el proyecto.

La finalidad ocupacional ya ha empezado a dar frutos: patatas, cebollas, lechuga y coliflor con el valor añadido que es producción ecológica. Lo que se va recogiendo se lo llevan las personas en sus domicilios o bien se cocina en el centro para la hora de la comida. La próxima cosecha será de guisantes, habas, lechuga, brócoli, zanahorias y fresas.

Por otra parte, hace unos días el centro adquirió un invernadero que permitirá plantar otras verduras que no sean de temporada; por ejemplo, tomates o pimientos. Se ha situado junto a la pista de petanca y de una zona reservada para otra actividad que se iniciará próximamente, de cara a la primavera: un camino multisensorial, de unos 4,50 metros de largo, 2 de alto y 2 de ancho, formado por zonas delimitadas con diversos materiales como trozos de corcho, piedras, etc. que las personas irán pisando para estimular su sensibilidad. En los márgenes del camino, el equipo ha plantado flores y plantas, algunas de ellas aromáticas.