El presidente Aragonès inaugura la reforma de la residencia Pinya de Rosa

El centro ha sido remodelado íntegramente para el confort de las 54 personas atendidas amb discapacidad intelectual

El proyecto ha sido financiado mayoritariamente con fondos propios de ASPRONIS y ha recibido subvenciones del 0’7% del IRPF, la Diputación de Barcelona y Caixabank

El presidente de la Generalidad de Cataluña, Pere Aragonès, inauguró el pasado día 1 de junio la remodelación integral del centro de atención especializada y residencia Pinya de Rosa de la Fundación ASPRONIS en Palafolls (Maresme) para personas con discapacidad intelectual con necesidades de soporte extenso y generalizado. El centro atiende a 8 personas en el centro de día y otras 46 en plazas residenciales concertadas con la Generalitat.

La reforma de la residencia era una necesidad para el desempeño normativo del servicio y para la mejora de la calidad de atención en cuanto a confort de las personas residentes y de la plantilla. El desgaste de un centro que funciona, desde enero de 1984, las 24 horas al día, los 365 días del año, y que ha crecido en espacios a medida que ha crecido el número de residentes y sus necesidades de apoyo, hacía urgente un nuevo edificio. La nueva residencia se proyectó en dos ocasiones en un terreno cedido por el Ayuntamiento de Palafolls a la Fundación ASPRONIS a finales de 2006. Pero en agosto de 2019, la Agencia Catalana del Agua catalogó el terreno como zona inundable, lo que hizo decantar el patronato de la Fundación para reformar integral y urgentemente el edificio de la residencia Pinya de Rosa.

Las obras se llevaron a cabo en plena pandemia y en un tiempo récord, poco más de 5 meses, entre noviembre de 2020 y abril de 2021. Han supuesto un coste de ejecución de obra de 1’2 millones de euros y un coste total del proyecto de 1’5 millones.

Para hacerla posible se ha contado con subvenciones en base al 0’7% del IRPF de la Renta que gestiona la Generalidad de Cataluña, con un total de 504.720 € de las convocatorias de 2020 y 2021, una subvención de la Diputación de Barcelona de 200.000 € y una ayuda de CaixaBank de 50.000 €.

La mayor parte de la financiación de la ejecución del proyecto, un 62%, ha sido asumida directamente por la Fundación ASPRONIS entre parte de los gastos de la reforma, los costes de alojamiento de las personas residentes en un hotel durante las obras y el traslado de la lavandería antes ubicada en el edificio de Palafolls -para ganar espacios en la residencia- al Centro Especial de Trabajo de la Fundación en Malgrat de Mar, donde se convertirá en una nueva línea de negocio para la creación de puestos de trabajo de personas con discapacidad intelectual.

 

El proyecto

A cargo del Taller 17300 de Arquitectura de Blanes, el proyecto ha abordado las necesidades de espacio de atención comunes y las habitaciones, la adecuación a las exigencias de seguridad a la normativa vigente y la consecución de un edificio eficiente que garantice el confort de los residentes y la plantilla con el mínimo impacto medioambiental y el ahorro de costes energéticos.

Se han abierto grandes ventanales para favorecer el aprovechamiento de la luz natural y de los patios interiores como lugar de esparcimiento de los residentes. También se ha potenciado la adecuación del espacio a los protocolos de protección de la privacidad y la intimidad de las personas residentes, aspectos que el equipo técnico de la residencia ha trabajado de forma muy activa y pionera en programas piloto de la federación estatal Plena Inclusión para las personas con discapacidad intelectual.

Las habitaciones, un total de 8 individuales y 19 de dos plazas, permiten la atención individualizada y centrada en la persona que ASPRONIS aplica en su metodología de trabajo, basada en los deseos de la persona atendida.